Mes de los difuntos

En este mes de los difuntos, les proponemos unos textos para su reflexión.


 

¿Cómo ayudar a nuestros difuntos?

Es muy consolador saber que podemos ayudar a nuestros queridos difuntos. He aquí unos reflexiones sacadas del libro del Cardenal Antonio BACCI acerca del Purgatorio.
Leer más


Las penas que se sufren en el purgatorio

Siempre es bueno y provechoso tener presente el purgatorio y los terribles sufrimientos que las almas de los fieles difuntos experimentan en ese lugar, para que nosotros, que aún podemos y tenemos tiempo, enmendemos nuestras vidas y costumbres.
Leer más


El purgatorio y la pereza espiritual

Fuente y raíz de innumerables faltas en muchas almas es la pereza en el bien obrar y en emprender trabajos de celo en honra de Nuestro Señor, y esta pereza es una de las principales causas de los terribles tormentos que se sufren en el purgatorio. 

Leer más


¿Que pensar de la cremación de los cuerpos?

Parece que se está poniendo de moda ahora el in­cinerar a los difuntos. Y esta práctica va aumentando de modo muy rá­pido debido, sobre todo, a que las autoridades religiosas nunca la han reprobado y ni siquiera han advertido a los fieles sobre su malicia, pues tenemos que saber que el quemar los cuerpos de los fieles es algo totalmente contrario a la doctrina y prácticas cristianas.
Leer más


Sepultura católica: ¿cuándo concederla o negarla?

En este artículo, el R.P. Gerald Fallarcuna de la FSSPX, nos explica de manera sencilla y clara cuándo y a quiénes se debe conceder o negar la sepultura católica.
Leer más


El negocio esencial: Salvar tu alma

“¿De que le sirve al hombre ganar el mundo entero, si pierde su alma?” (San Mateo 15, 26)
Leer más


Indulgencias

Muchas veces la Iglesia otorga indulgencias por unas obras u oraciones. ¿De qué se trata?
Leer más

Desde el día 1 al 8 de noviembre se puede ganar cada día una indulgencia plenaria aplicable a las almas del purgatorio, visitando un Cementerio y rezando allí por los difuntos. El día 2 de Noviembre vale también la visita de una Iglesia.

Las Condiciones generales para ganar una Indulgencia plenaria son:

  • Confesión: dentro de los ocho días anteriores o posteriores al día en cuestión.
  • Recibir la Santa Comunión si es posible en el día.
  • Rezar por las intenciones del Papa, un Padrenuestro y un Avemaría (u otra oración). Esas intenciones son las siguientes: 1. Exaltación de la Santa Iglesia Católica Apostólica Romana; 2. Extirpación de las herejías; 3. Propagación de la Fe; 4. Conversión de los pecadores; 5. Paz y concordia entre los príncipes cristianos; 6. Los demás bienes del pueblo cristiano.
  • No tener afecto actual a ningún pecado, ni venial.
  • Cumplir con la obra particular prescrita.