FSSPX Actualidad

Cardenal Castrillón: La FSSPX nunca ha estado en cisma

Abril 20, 2017
El Cardenal Castrillón saliendo de la sacristía después de haber celebrado una Misa.

Los constantes ataques de los medios de comunicación, y de algunos obispos, consisten en calificar a la Fraternidad de "cismática" y de "no estar en plena comunión". Las palabras del Cardenal Castrillón ponen las cosas en claro.

El Cardenal colombiano Darío Castrillón Hoyos, quien desempeñara el cargo de Presidente de la Comisión Pontificia Ecclesia Dei del 2000 al 2009, declaró en una entrevista con Rome Reports realizada a mediados de marzo del 2017, que la Fraternidad Sacerdotal San Pío X "nunca se introdujo en el camino de la herejía."

Hubo algunos momentos en que se alejaron, pero técnicamente jamás cayeron en el cisma absoluto o en la herejía. Por ejemplo, no crearon una jurisdicción aparte, porque el hecho de crear una jurisdicción fuera de la jurisdicción de la Iglesia, significa que hay un deseo de separarse.

Ésta no es la primera vez que el Cardenal Hoyos declara que la FSSPX no entró en cisma ni ha caído en la herejía. En septiembre del 2005, en una entrevista para 30 Giorni realizada por  Gianni Cardinale, declaró lo siguiente: "Desafortunadamente, Monseñor Lefebvre llevó a cabo las consagraciones y, por lo tanto, sucedió la situación de la separación, aunque no haya sido un cisma formal."

Y, posteriormente, en noviembre de ese mismo año, declaró para el canal de televisión italiana Canal 5:

No se trata de un caso de herejía. No se puede decir en términos correctos y exactos que existe un cisma. Hay una actitud cismática en el acto de ordenar obispos sin la aprobación del Papa. Pero están dentro de los confines de la Iglesia. El problema es la falta de una comunión más plena, más perfecta, y como se dijo durante la entrevista con Monseñor Fellay, una comunión total, porque la comunión sí existe.

En su última entrevista, el Cardenal Hoyos declaró que, en su opinión, los puntos de vista y reacciones de la FSSPX son interpretaciones e implementaciones incorrectas de los documentos del Concilio Vaticano II.

Hubo algunos puntos que no están totalmente claros. Muchos de los artífices del post-concilio abordaron estos puntos en una forma que no era compatible con el Concilio, cosa que, en sí misma, es completamente válida. Llevaron a cabo interpretaciones que no iban en la misma línea del Concilio o del Magisterio.

Podríamos pedirle al Cardenal Hoyos que nos explicara lo que significa el término "comunión total". El adjetivo "total" no forma parte de ninguna de las intepretaciones clásicas del término comunión. Para la Iglesia, la comunión existe o no existe, y es ella precisamente quien enseña que el pecado que destruye la comunión es el cisma. Si no hay cisma, como afirma Hoyos, no hay ausencia de comunión.

Fuente: romereports