FSSPX Actualidad

Los nenes y la Misa

Octubre 31, 2017

Reverendo Padre, soy padre de familia y me han surgido algunas dudas con respecto al comportamiento de mis hijos al asistir al Santo Sacrificio de la Misa. Formulé algunas preguntas que le ruego me conteste, así podré saber qué es lo que debo de hacer.

1.- Padre,  los niños pequeños y los bebés, ¿aprovechan de la misa?

Claro que sí, todo fiel bautizado, aunque sea un nene de pecho, recibe gracias celestiales cuando se acerca al Santo Sacrificio con las debidas disposiciones.

2.- ¿Aprovechan de la misa los bebés que duermen durante la misma?

Seguramente que sí, pues los fieles aprovechan cumpliendo con sus buenas disposiciones; en el caso del nene, su deber de estado no parece otro que comer, dormir y portarse bien.

3.- ¿Aprovechan de la misa los nenes más grandecitos que travesean durante la misma?

No tanto, pues es claro que su deber como bautizado es tener reverencia al culto divino y eso no se demuestra jugando y haciendo caprichos.

4.- Mis hijos deben aprender a comportarse y atender a la misa; sé que estoy obligado a enseñarles y a corregirlos en caso necesario, sin embargo,  por estarlos vigilando yo mismo no atiendo a la misa y siento que no cumplo con el precepto dominical, ¿qué debo hacer?

¡Primero debe de cuidar a sus hijos!, e intentar enseñarles a sus nenes a portarse como lo pide el Buen Dios. Usted también debe cumplir su deber de estado para recibir las gracias del Santo Sacrificio. Si Usted no cuida a sus hijos, no está cumpliendo su deber de estado, por lo tanto no recibe todas las gracias que debería del Santo Sacrificio y además no deja que los demás cumplan con el precepto.

5.- ¿Qué debo hacer cuando mi bebé, por más que yo haga no se calla durante la misa y distrae a los demás?

A los nenes se los debe enseñar a comportarse durante la Santa Misa, preparándolos de antemano. El error más frecuente de los papás es que, cuando el nene comienza a molestar, después de intentar calmarlo, distrayendo a todos a su alrededor, terminan por sacarlo. ¡Hay que preparar a los nenes para la Santa Misa! Un recordatorio para los papás: los niños pequeños todavía no entienden, sencillamente dependen mucho de sus impresiones sensibles.

Se puede ayudar a un nene a portarse bien en la capilla, haciéndole encontrar un lugar más cómodo dentro de la capilla. Me explico: los papás toman a su nene de un lugar cómodo (su casa) lo forran como esquimal para sacarlo (el niño sigue cómodo) y lo llevan a la capilla. Aquí le quitan el abrigo y entonces el niño entiende que es hora de juguetear… Un poco más grandecitos ya saben que sólo les basta llorar o hacer un sendo berrinche, para que los papás lo saquen al patio (a un lugar más comodo) y ahí puedan jugar… Señora Mamá: ¿Alguna vez se ha preguntado por qué cuando hace frío afuera los nenes lloran menos en la capilla?

¡¡¡Elemental, los nenes buscan estar cómodos!!! Conocí una mamá que entendiendo estos principios tomó dos resoluciones prácticas, que fueron altamente eficientes con sus niños pequeños: Primera: al bebé lo llevaba con poco abrigo hacia la capilla y el nene llegaba medio titiritando de frío al atrio, al irse adentrando a la capilla, la mamá lo tapaba debidamente, le daba un  beso y lo arrullaba. ¡¡¡Oh sorpresa, el nene quería quedarse adentro!!! Y si el nene empezaba a molestar, esa madre “sanguinaria y desconsiderada”, le quitaba el abrigo y después de una senda nalgada lo sacaba a castigar (no a que correteara libremente…). ¡¡¡Oh sorpresa, el nene no quería salir!!! Esa madre “bárbara y sanguinaria” educó a varios críos que son un batallón de orden cuando están en Misa.  

Esto pide esfuerzo y obediencia. Un niño caprichoso, al cual los papás no han enseñando a obedecer y controlarse (aun con un buen correctivo) es imposible que de pronto entienda que debe estarse calladito y en orden dentro de la iglesia. Desgraciadamente en la capilla sólo vemos una parte de lo que los papás tienen en sus casas…

6.- Para mantener a mi hijo tranquilo le llevo juguetes para entretenerlo durante la misa o llevo galletas o golosinas para que coma, ¿hago bien?

Si es un nene pequeño, no parece haber nada malo, pero a veces uno ve nenes ya bastante creciditos que saben perfectamente que el bolso de mamá está repleto de diversión y hasta se preparan como para un picnic cuando van a la iglesia.

7.- Cuando mi hijo está intranquilo y ruidoso me voy a la parte de atrás de la capilla, así atiendo a la misa y mi hijo puede llorar sin que se oiga, estoy en lo correcto ¿verdad?

Obviamente usted tiene problemas auditivos, pues le puedo asegurar que el berrinche y llanto de su niño es casi estereofónico.

8.- Tengo mucha devoción y a veces por estar rezando mis hijos juguetean o hasta corren dentro de la capilla, ¿qué debo hacer? Me siento en la disyuntiva entre atender a Dios o a mis hijos.

Lo único que podría decirle es que su devoción es más bien aparente y falsa, pues la piedad sólida y verdadera se basa en el cumplimiento del propio deber de estado. Traducción a nene: si usted no cumple su deber de estado, o sea, cuidar a sus hijos, su piedad no vale un cacahuate.

9.- Como mis hijos son muy juguetones, me siento en la última fila y ¡listo! Yo puedo atender a la misa y ellos pueden correr y jugar libremente, ¿estoy bien?

Más bien habría que preguntar a los demás fieles que están alrededor…

10.- Sé que mi nene es medio latoso y no se está tranquilo, pero le llamo la atención y no hace caso, mi nene tiene ya 4 años y todavía no aprende a estar tranquilo durante la misa. ¿Qué hago?

Primero, debe hacer un examen de conciencia sobre los pasados 4 años respecto al cumplimiento de su deber como padre de educar cristianamente a su hijo.

Segundo, empiece a tomar medidas distintas, si queremos resultados distintos… empiece tal vez por buscar un lugar donde su nene pueda ver lo que pasa en el altar, (no olvide que su niño mide 80 cms. menos que usted), consiga alguna imagen o estampa con la que pueda explicarle al niño algo de los misterios a los que asisten, enséñeles y ayúdeles a sus nenes a hablar con el Buen Dios, (no porque sus niños mascullen el “Pater” y el “Ave” significa que ya saben rezar …ojito… ), asegúrese que sus nenes van a Misa Mayor, nada más bonito para un niño que cantar a todo pulmón los cantos de la iglesia, y tan pronto como pueda (tenga en cuenta que los nenes crecen muy rápido) hable con el Padre que corresponda para el grupo de los acólitos.

11.- Mi hijo(a) casado(a) no asiste a misa con regularidad, me preocupa la salvación de mi nieto así que me he dado a la tarea de llevarlo yo a misa, lo malo es que como cualquier bebé hace ruido, y estoy consciente de que a veces distrae a los demás, incluso al mismo padre, ¿qué debo hacer ?

Hay que dividir los tantos: primero, usted al llevar a su nieto o conocido a Misa adquiere la responsabilidad de su comportamiento durante la asistencia al Santo Sacrificio. Debe de enseñarle el modo correcto de asistir a tan alto misterio para poder ganar las gracias para su alma. Después, si su nene o cualquiera otro, es una causa de distracción para el sacerdote celebrante, vaya que hay que tomar cartas en el asunto, pues eso puede ser una falta grave.

12.- Cuando voy a comulgar mis nenes me acompañan al comulgatorio, parece ser que caigo en éxtasis porque mientras estoy en la fila y también al volver a nuestro lugar los nenes corren y juegan alrededor mío. Claro, yo ni cuenta me doy… ¿Me estoy volviendo santo?

Ver la respuesta de la pregunta núm. 8