Las apariciones de La Salette

El 19 de septiembre de 1846, Nuestra Señora se apareció en La Salette, Francia. Veamos cuál fue el mensaje que el cielo nos dio a conocer en estas apariciones.

Historia

Un día sábado, 19 de septiembre de 1846, la hermosa Señora de la Salette se apareció a los niños Maximin Giraud y Mélanie Calvat, mientras se ocupaban en sus asuntos. Encontraron a Nuestra Señora llorando amargamente, sentada con los codos descansando sobre sus rodillas y el rostro cubierto con sus manos. Vestía una túnica blanca adornada con perlas y un delantal de color dorado; calzaba zapatos blancos y tenía rosas en los pies y la cabeza cubierta con un tocado. Llevaba en el cuello un crucifijo que pendía de un collar.

La Virgen siguió llorando incluso mientras le hablaba a los niños, primero en francés, después en su propio dialecto, el occitano. Luego de decir un secreto a cada niño, Nuestra Señora se fue caminando por la montaña y despareció. Al día siguiente, el relato de la aparición dado por los pastorcitos se documentó por escrito y fue firmado por los visionarios y por aquellos que habían escuchado la historia.

La Virgen María se lamentó por la falta de respeto al descanso del domingo y hacia el nombre de Dios.

Luego de cinco años de investigación, el obispo de Grenoble, Philibert de Bruillard, anunció en 1851 que era muy probable que la aparición fuera una verdadera revelación y autorizó que se iniciara el culto a Nuestra Señora de la Salette.

Ambos niños escribieron por separado los “secretos”, y estos fueron enviados al Papa Pío IX en 1851.

Nuestra Señora anunció guerras, revoluciones y castigos como respuesta a los pecados cometidos por la humanidad. Profetizó particularmente la persecución del Papa y de los religiosos, así como la destrucción de ciudades enteras, como París y Marsella. Primero habría un tiempo de expansión religiosa y prosperidad, luego vendría el abandono de Dios y la venida del Anticristo.

Mélanie se hizo religiosa y escribió una versión más extensa de su “secreto” 25 años después, la cual fue publicada en 1879.

Esta siguiente versión del secreto, así como sus revelaciones, suscitó la oposición de muchos, incluyendo algunos obispos. Luego de esta segunda publicación del secreto, en 1879, la controversia afirmaba que el secreto estaba mezclado con las propias palabras de Mélanie. Eventualmente, las publicaciones sobre La Salette fueron incluso añadidas al Índice de los Libros Prohibidos.

En 1915, bajo el pontificado de Benedicto XV, el Santo Oficio publicó una declaración que prohibía cualquier debate posterior acerca de la autenticidad de los secretos.

En octubre de 1999, el Padre Michel Corteville descubrió los secretos originales entregados al Papa Pío IX en 1851, y que habían permanecido enterrados por más de un siglo en los archivos del Vaticano.

He aquí los dos secretos enviados al Papa en 1851:

El Secreto de Maximin

El 19 de septiembre de 1846, vimos a una hermosa señora. Nunca hemos dicho que esta señora fuera la Santísima Virgen, pero siempre afirmamos que era una hermosa dama.

No sé si era la Virgen María u otra persona. Por lo que a mí respecta, hoy creo que se trataba de la Santísima Virgen. Esto es lo que la señora me dijo:
 

Si mi pueblo continúa igual, esto que te diré sucederá antes, si cambia un poco, sucederá más tarde.

Francia ha corrompido el universo, y un día será castigada. La fe se apagará en Francia: tres cuartas partes de Francia dejarán de pacticar la religión, o la practicarán muy poco, la otra parte la seguirá practicando pero sin hacerlo realmente. Luego, después de que [eso] suceda, las naciones se convertirán, la fe se renovará por todas partes. Un gran país del norte de Europa, que ahora es protestante, se convertirá; con el apoyo de dicho país, todos los otros países del mundo se convertirán también.

Antes de todo eso, tendrán lugar en la Iglesia, y en todas partes, grandes desordenes. Luego, nuestro Santo Padre, el Papa, será perseguido. Su sucesor será un pontífice que nadie esperará.

Después vendrá una gran paz, pero no durará mucho tiempo. Un monstruo vendrá a turbarla.

Todas estas cosas sucederán en el próximo siglo, o a más tardar a los dos mil años.”

Maximin Giraud
(Me dijo que lo dijera algún tiempo antes.)
Santísimo Padre, pido su santa bendición para una de sus ovejas.
Grenoble, 3 de julio,1851.

El Secreto de Mélanie

J.M.J.
Secreto que la Santísima Virgen me dijo en la Montaña de La Salette, el 19 de septiembre de 1846.
 

Mélanie, voy a decirte algo que no dirás a nadie más:

¡Ha llegado el tiempo de la ira de Dios!

Si, después de que hayas dicho al pueblo lo que acabo de decirte, y lo que voy a decirte, si, después de eso, no se convierte, (si no hacen penitencia, y no dejan de trabajar los domingos, y si siguen blasfemando el Santo Nombre de Dios), en una palabra, si la faz de la tierra no cambia, Dios hará venganza contra el pueblo desagradecido y esclavo del diablo.

¡Mi Hijo manifestará su poder! París, ciudad manchada con todo tipo de crímenes, perecerá infaliblemente. Marsella será destruida en poco tiempo. Cuando esto suceda, habrá en la tierra un completo y total desorden, el mundo será abandonado a sus pasiones impías.

El Papa será perseguido por todos lados, le dispararán, querrán matarlo, pero nadie podrá hacerlo, el Vicario de Dios triunfará de nuevo esta vez.

Los sacerdotes y religiosas, y los verdaderos siervos de mi Hijo serán perseguidos, y muchos morirán por la fe de Jesucristo.

Habrá una hambruna al mismo tiempo.

Después de que todas estas cosas hayan sucedido, muchos reconocerán la mano de Dios sobre ellos, se convertirán y harán penitencia por sus pecados.

Entonces, un gran monarca subirá al trono, y su reinado durará pocos años. La religión florecerá de nuevo, se extenderá por toda la tierra, y habrá mucha abundancia. El mundo, satisfecho por no tener ninguna carencia, volverá a caer en sus desórdenes, se olvidará de Dios y se entregará a sus pasiones criminales.

Entre los ministros de Dios y las esposas de Jesucristo, habrá algunos que se perderán, y eso será lo más terrible de todo.

Finalmente, el infierno reinará en la tierra. Será entonces que el Anticristo nacerá de una religiosa: ¡desgraciada de ella! Muchos creerán en él, porque dirá que viene del cielo, ¡ay de aquellos que crean en él!

Este tiempo no está lejos, no pasarán más de 100 años.

Hija mía, no debes decir lo que acabo de decirte. (No debes decirlo a nadie, no digas que un día tienes que decirlo, no debes decir nada que se relacione con esto), ¡por último, no digas nada más hasta que yo te mande decirlo!"

Ruego a Nuestro Santo Padre, el Papa, que me dé su santa bendición.

Mélanie Mathieu, pastora de La Salette, Grenoble, 6 de julio de 1851.

Fuente: District of the U.S.A.