50 años después del Breve Examen Crítico del Novus Ordo Missæ

Junio 20, 2019
Origen: fsspx.news

El jueves santo, 3 de abril de 1969, el Papa Pablo VI promulgó, a través de la Constitución Apostólica Missale Romanum, el Novus Ordo Missae. Este fue el punto de partida de la reforma que, en nombre del Concilio Vaticano II, llevaría a la destrucción de la liturgia católica: deseando hacer borrón y cuenta nueva de toda la teología de la Misa por razones ecuménicas, lo único que se logró fue acercarse a la teología protestante, que finalmente destruyó el sacrificio de la Misa.

El Breve Examen Crítico, revisado y presentado por los cardenales Ottaviani y Bacci, sigue siendo un documento indispensable para comprender la nocividad de la nueva Misa. Su conclusión sigue teniendo la misma vigencia: "El abandono de una tradición litúrgica que ha sido durante cuatro siglos el signo y la prenda de la unidad del culto, su reemplazo por otra liturgia que no podrá ser sino causa de división por las incontables licencias que autoriza implícitamente, por las insinuaciones que favorece y por sus manifiestas agresiones a la pureza de la fe, parece que es, para hablar con términos moderados, un incalculable error".

Para no caer en ese error, hay que recurrir a la Misa tradicional, codificada en el "íntegro y fecundo Misal romano de San Pío V", la cual sigue siendo la única forma de preservar la pureza de la fe y mantener la unidad de la Iglesia (Carta de los cardenales Ottaviani y Bacci a Pablo VI).

Leer:

Carta de los Cardenales Ottaviani y Bacci a Pablo VI y Breve Examen Crítico