Bautismo - Palabras de Mons. Lefebvre

Junio 28, 2016
Origen: Distrito de México

He aquí unas palabras de Monseñor Marcel Lefebvre, fundador de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, sobre las disposiciones del bautismo.

“La Iglesia pide a los que, siendo adultos, se quieren bautizar, que tengan la esperanza, cuyo objeto es la gracia que van a recibir, en razón de la misericordia de Dios. Los que van a ser bautizados tienen que comprender que esta gracia, fruto de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, es un nuevo nacimiento que los introduce en el Cuerpo Místico de Nuestro Señor y en el seno de la Santísima Trinidad.

La Iglesia pide también a sus catecúmenos que tengan un comienzo de vida cristiana. Este comienzo se traduce por la obediencia a los mandamientos de Dios. Si queremos que la gracia aumente en nosotros, tenemos que guardar constantemente en nuestros corazones y mentes este espíritu de fe, esperanza y caridad. A esto, la Iglesia añade también el temor de Dios; se trata del temor filiar, temor de separarnos de Dios, de Nuestro Señor Jesucristo, del que tanto nos ha dado y a quien debemos todo. La Iglesia reclama el odio al pecado, pues el pecado es el mal que nos separa y aleja de Dios.

La Sangre de Jesús en la que han sido bautizados los cristianos los llama a unirse al sacrificio de Jesús cada domingo y a cumplir así con el acto más importante de la virtud de religión, en unión con Nuestro Señor y con todo el Cuerpo místico, para gloria de la Santísima Trinidad.

Dios ha querido, por una gracia absolutamente increíble y extraordinaria, convertirnos en sus hijos y hacernos entrar en la Santísima Trinidad: ‘ya no os llamo siervos… sino amigos’ (Jn 15, 15)”.

Monseñor Marcel Lefebvre

Fuente: La Santidad Sacedotal