Ceremonias religiosas en los Noviciados de las Hermanas Oblatas de la FSSPX

Octubre 06, 2019
Origen: fsspx.news

Noviciado Santa Teresa del Niño Jesús (Suiza):

Bajo el patrocinio de Santa Teresa de Lisieux, el noviciado de las Hermanas Oblatas, ubicadas en Salvan (Suiza), tuvo el honor de recibir al Superior General de la Fraternidad San Pío X para la fiesta de Nuestra Señora de los Siete Dolores, el 15 de septiembre de 2019. En esta fiesta patronal, el Padre Davide Pagliarani ofició la ceremonia del primer compromiso de una novicia mexicana, la renovación del compromiso de cinco oblatas, provenientes de Menzingen, Rickenbach y Ecône, así como el compromiso perpetuo de una oblata filipina.

En su homilía, el celebrante explicó cómo la Cruz cambió el mundo y cómo Nuestro Señor Jesucristo quiso compartir la obra de la Redención con su madre al asociarla a sus sufrimientos. Posteriormente, después de haber hablado de la humildad y el estado de gratitud permanente de Nuestra Señora, expresó su gran alegría al ver a una hermana hacer su primera oblación. Esto muestra que Nuestro Señor quiere seguir asociando almas a su Cruz y su Obra. El Padre Pagliarani también recordó las condiciones para la perseverancia: la humildad y el amor a la cruz.

El Stabat Mater polifónico cantado durante el Ofertorio, y el Magnificat que resonó al final de la Misa se hicieron eco del sermón mariano dado por el Superior General.

Noviciado de Nuestra Señora de los Siete Dolores (Filipinas):

Monseñor Tissier de Mallerais viajó a Davao (Filipinas) para oficiar la ceremonia de oblación de las hermanas el domingo 15 de septiembre. Acompañado del prior, el Padre Timothy Pfeiffer, y del director de la escuela Nuestra Señora de las Victorias, en Manila, el Padre Peter Fortin, Monseñor de Mallerais recibió la oblación perpetua de una hermana francesa y confirió el velo y el hábito religioso a dos postulantas filipinas. 

Las dos novicias se preparan ahora para la vida religiosa ofreciendo sus alegrías, sus penas y sus pruebas en unión con el sacrificio de Nuestra Señora Corredentora, de pie al lado de la Cruz. Un año después de su fundación, la comunidad del Noviciado de Nuestra Señora de los Siete Dolores tiene dos postulantas, siete novicias y cinco hermanas oblatas. Deo gratias et Mariæ!