El dormitorio y el teléfono móvil

Agosto 03, 2022
Origen: fsspx.news

El dormitorio es una de las estancias más importantes de la casa. Su propósito principal es el descanso, pero también se usa para leer y orar. Estas son tres actividades esenciales para un ser humano. Sin ellas, es imposible llevar una vida verdaderamente humana. ¿Qué pasa con un hombre adulto que nunca lee ni eleva su alma a Dios? Su vida se asemeja a la de las bestias. En cuanto al hombre que nunca duerme, no permanecerá vivo por mucho tiempo. Con esto podemos ver la importancia del dormitorio.

Sin embargo, recientemente se inventó una herramienta que impide que el dormitorio consiga este triple propósito. Esta herramienta, cuando entra en esta habitación, fascina tanto a su dueño que se convierte en un obstáculo formidable para el descanso, la lectura y la oración. Cuando está allí, el subyugado residente se encuentra en la imposibilidad casi total, prácticamente insuperable, de vivir una vida verdaderamente humana. Incluso los más fuertes han fallado. Los más serios han tenido que admitir la derrota. Los más virtuosos han reconocido su debilidad. Los sabios han perdido su sabiduría allí.

Solo una solución es efectiva: nunca llevar esta herramienta al dormitorio, bajo ninguna circunstancia. Todos aquellos que, a costa de un esfuerzo violento, han implementado este remedio, lo han celebrado posteriormente. Los que no tienen el valor de tomar esta resolución tienen motivos para avergonzarse. Su dormitorio se convierte en una habitación para el pecado. Pero más vale tarde que nunca. Compra un despertador y deja tu teléfono en la cocina antes de irte a la cama. ¡Este es el precio de la libertad y de la verdadera felicidad!

Padre Bernard de Lacoste, FSSPX


El Padre Bernard de Lacoste es director del Seminario Internacional San Pío X en Ecône (Suiza). También es el director del Courrier de Rome.