En este mes de noviembre, recemos por las almas del purgatorio

Noviembre 02, 2018
Origen: fsspx.news

¡ Oh Jesús Dulcísimo! Por el sudor de sangre que derramaste en el Huerto de Getsemaní, ten piedad de las Bienaventuradas Almas del Purgatorio.

¡Oh Jesús dulcísimo! Por los terribles dolores que sufriste en tu cruel flagelación, ten piedad de estas almas.

¡Oh Jesús Dulcísimo! Por los terribles dolores que te causaron en tu coronación de espinas, ten piedad de estas almas.

¡Oh Jesús Dulcísimo! Por los dolores que sufriste al llevar la Cruz hasta el Calvario, ten piedad de estas almas.

¡Oh Jesús Dulcísimo! Por los dolores que sufriste en tu cruelísima crucifixión, ten piedad de estas almas.

¡Oh Jesús Dulcísimo! Por los dolores que sentiste en tu amarguísima agonía, clavado en el árbol de la Cruz, ten piedad de estas almas.

¡Oh Jesús Dulcísimo! Por el inmenso dolor que sufriste al entregar tu Alma Santísima, ten piedad de estas almas.

Amén.

San Alfonso María de Ligorio (1696-1787)