Los Reyes Magos manifiestan a Nuestro Señor a los paganos

Enero 06, 2022
Origen: fsspx.news

Celebraremos la Epifanía el 6 de enero. Esta palabra es sinónimo de manifestación; Dios manifiesta a Jesucristo a los paganos. Pero, ¿cómo lo hace? Nos gustaría responder a esta pregunta releyendo el Evangelio y apoyándonos en Santo Tomás de Aquino y San Juan Crisóstomo.

Santo Tomás ofrece primero un principio general: Dios no se manifiesta de la misma manera a todos; pero siempre entrega inmediatamente sus secretos y sus beneficios a unos pocos privilegiados, quienes luego tienen la misión de difundirlos. Nuestro Señor se manifestó en primer lugar a la Santísima Virgen y a San José, para que lo veneraran desde el vientre materno y desde su nacimiento. Pero esta manifestación por sí sola no era suficiente. Ellos eran sus padres. Si hablaban por sí mismos sobre la grandeza de su hijo, no serían creíbles. Por lo tanto, el nacimiento de Nuestro Señor también debe darse a conocer a extraños imparciales. Además, como Cristo vendría por todos los hombres, era conveniente que fuera anunciado a los hombres de todos los ámbitos de la vida. Por eso se manifestó a los pastores que eran israelitas, ignorantes, rústicos y que vivían cerca de Belén. También se reveló a los Magos que vinieron de lejos, y eran príncipes, eruditos, paganos.

Santo Tomás de Aquino añade una precisión de tiempo: Nuestro Señor se manifestó rápidamente a los judíos y luego a los paganos. Su nacimiento se anunció esa misma noche a los pastores, porque ellos eran las primicias del pueblo judío. La obra de salvación iniciaría entre estas personas. Luego, los Magos llegaron lo suficientemente rápido como para encontrar al Niño todavía en Belén. Por tanto, ellos representan al conjunto de naciones a quienes la fe sería anunciada más tarde. Era correcto que el mundo pagano también tuviera a sus representantes ante Aquel que trajo la salvación a todos los hombres. Ludolfo el Cartujo, en su libro Vida de Jesucristo, dice que los Magos eran tres, descendientes de las tres grandes razas procedentes de Noé.

Pero, ¿cómo encontraron los Magos al Niño Jesús? Sabemos que fue por una estrella. Santo Tomás dice: con una señal que les era familiar. En efecto, estaban versados ​​en el conocimiento de los astros, y ciertamente conocían la profecía de Balaam: Una estrella saldrá de Jacob y un cetro se levantará de Israel (Núm. 24:17). El doctor angélico explica que Dios envía señales apropiadas. Para los pastores, envía un ángel cuya intervención era conocida por el pueblo judío. En el Evangelio, vemos a Nuestro Señor haciendo lo mismo. Para los pescadores del lago, ofrece una pesca milagrosa; para los enfermos, multiplica las curaciones; para los doctores de la ley, explica las Escrituras.

La estrella enviada a los Magos muestra el camino, como la columna de nube que guió a los hebreos en el desierto. Pero es necesario seguirla, estar dispuesto a dejarlo todo por eso. Luego la estrella desaparece en las afueras de Jerusalén. Esto es providencial: los Magos se ven obligados a entrar en la ciudad y difundir la noticia: ¿Dónde está el Rey de los judíos, que ha nacido? (Mt 2, 2). San Juan Crisóstomo dice que no tienen miedo de confesar a Cristo ante el más cruel de los tiranos. Y son recompensados ​​por esto al escuchar la misma respuesta que da la Escritura: "En Belén de Judá; porque así fue escrito por el profeta: Y tú, Belén, tierra de Judá, ciertamente no eres la más pequeña de los príncipes de Judá, porque de ti saldrá el gobernante que regirá a mi pueblo Israel" (Mt 2, 5). -6). Y San Juan Crisóstomo pregunta: ¿Herodes creía en las Escrituras? No, pero estaba presionado por el diablo, que sabía que las Escrituras no pueden mentir. Y San Agustín señala que los judíos citan la profecía, pero no se mueven; son como los obreros que construyen el arca de Noé, pero sin pensar en refugiarse dentro de ella...

Antes de reanudar su camino, los Magos vuelven a oír a Herodes decirles: "Vayan y averigüen con diligencia acerca del Niño" (Mt 2, 8). No dice: averigüen sobre este rey. Porque, comenta San Juan Crisóstomo, "bajo un manto de hipocresía, afila su espada". Cuando los Magos abandonan Jerusalén, la estrella vuelve a aparecer, provocando una gran alegría. Los Magos ya no necesitaban la estrella, pero es la bondad de Dios la que lo desea. La estrella está allí para alegrar a los Magos después de su prueba ante Herodes. En un Salmo Dios dice: "Según la multitud de dolores de mi corazón, tus consolaciones han llenado de alegría mi alma (Salmo 93:19).

Cuando llegaron a Belén, los Magos vieron al Niño con María, su Madre (Mt 2, 11). "Frente a este pobre niño, comenta San Juan Crisóstomo, no se decepcionan, porque buscaban al rey del Cielo y no al rey de la tierra. Es la estrella la que da testimonio de este niño, el Espíritu Santo el que les hace comprender".

Entonces los Magos manifiestan la grandeza de este Niño a través de sus regalos. Le ofrecen oro porque Él es rey, incienso porque Él es Dios y mirra para significar que también es un hombre mortal. Finalmente, se les advierte en un sueño que no regresen a Jerusalén (Mt 2, 12). Esto muestra el cuidado que Dios tiene por aquellos que le sirven. Nuestro Señor también se manifiesta como la Divina Providencia... Entonces volvieron por otro camino (Mt 2, 12). A su regreso a casa, explica el inagotable Crisóstomo, demostraron más que nunca ser fieles adoradores del Dios verdadero, y enseñaron a muchos a través de su predicación.

Monseñor Gaume, en su obra Biographies évangéliques, escribe que en el año 44, el apóstol Santo Tomás, partiendo hacia la India, cruzó Arabia. Allí encontró a los tres Reyes Magos, los bautizó y les confió el apostolado de su nación. "Lo hicieron con un celo acorde a las gracias privilegiadas de las que habían sido objeto. Fueron martirizados en la ahora destruida ciudad de Sessania de Andruneti. Sus cuerpos, recogidos por los cristianos, fueron transportados a Constantinopla, a la iglesia de Santa Sofía, y luego a Milán, donde fueron venerados durante 600 años. En 1164, ante el inminente saqueo de Milán, sus reliquias fueron confiadas al arzobispo de Colonia. Es en esta ciudad donde ahora se venera San Gaspar (1 de enero), San Melchor (el 6) y San Baltazar (el 11).

Que los Reyes Magos intercedan por nosotros y nos ayuden a manifestar a Jesucristo en este mundo cada vez más pagano.