Peregrinación del Priorato de Orizaba a la capilla del "Señor del Calvario" - 2020

Noviembre 25, 2020
Origen: Distrito de México

"¡Sonríe, estás en Orizaba!"

El 21 de noviembre de 2020, por la gracia de Dios, 150 fieles, acompañados de los 4 sacerdotes del priorato, iniciaron la peregrinación de 18.2kms en el priorato de Orizaba hasta la capilla del "Señor del Calvario" en Dos Ríos, con el fin de dar gracias a Cristo Rey por los 50 años de la Fraternidad San Pío X, pidiendo fidelidad a lo recibido y muchas vocaciones santas en nuestras filas.

Al escuchar nuestros cantos y oraciones, con cubreboca y santa distancia, la gente salía de sus casas para darse cuenta de que seguir a Nuestro Señor, sin dejarse dominar por el miedo ambiental del mundo o de la lluvia que nos tocó durante más de 15 minutos ¡sí, se puede! "Confianza, pequeña grey, que Yo he vencido al mundo", nos dice Nuestro Señor. ¡Viva cristo Rey!

Cuando llegamos a Dos Ríos, cantando el Himno Guadalupano acompañado de nuestra nueva banda "las Campanitas Guadalupanas", dos policías en moto nos escoltaron hasta la capilla que nos recibió con cuetes. La Misa solemne de la Presentación de la Virgen María, cantada por los preseminaristas y coros de Orizaba y Dos Ríos, fue seguida por más de 200 fieles. ¡Bendito sea Dios!

Viva la Virgen de Guadalupe, que dijo a Juan Diego: 

"Por favor, presta atención a esto; ojalá que quede muy grabado en tu corazón, Hijo mío, el más querido: no es nada lo que te espantó, te afligió; que no se altere tu rostro, tu corazón. Por favor, no temas esta enfermedad, ni en ningún modo a enfermedad otra alguna o dolor entristecedor. ¿Acaso no estoy yo aquí, yo que tengo el honor de ser tu madre? ¿Acaso no estás bajo mi sombra, bajo mi amparo? ¿Acaso no soy yo la fuente de tu alegría? ¿Qué no estás en mi regazo, en el cruce de mis brazos? ¿Por ventura aun tienes necesidad de cosa otra alguna? Por favor, que ya ninguna otra cosa te angustie, te perturbe; ojalá que no te angustie la enfermedad de tu honorable tío; de ninguna manera morirá ahora por ella. Te doy la plena seguridad de que ya sanó" (Nican Mopohua).