Reconstruir - Palabras de Monseñor Lefebvre

Junio 20, 2016
Origen: Distrito de México

He aquí unas palabras de Monseñor Marcel Lefebvre, fundador de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, sobre: Reconstruir la ciudad católica.

"Dios mismo, dice San Pablo, ‘les enviará poderes de engaño a fin de que ellos crean la mentira' (2 Ts 2, 10-11). ¿Qué castigo más terrible puede haber que una jerarquía desorientada? Eso es precisamente lo que Nuestra Señora ha anunciado en la tercera parte del Secreto de Fátima: la Iglesia y su jerarquía sufrirán una desorientación diabólica y, corresponde a lo que el Apocalipsis nos dice sobre el combate de la Mujer contra el dragón. Ahora bien, la Santísima Virgen nos asegura que al final de esta lucha su corazón inmaculado triunfará.

Ella vencerá la gran apostasía, fruto del liberalismo. ¡Una razón para no quedarnos de brazos cruzados! Debemos luchar más que nunca por el Reino Social de Nuestro Señor Jesucristo. En este combate, no estamos solos, tenemos con nosotros a todos los Papas, hasta Pío XII inclusive. Todos ellos combatieron el liberalismo para resguardar la Iglesia. Dios no ha permitido que lo lograran, ¡pero eso no es una razón para rendir las armas! Es necesario resistir. Es necesario construir mientras otros destruyen. Es necesario reedificar las ciudadelas derrumbadas, reconstruir los bastiones de la fe. Primero el santo Sacrificio de la Misa de siempre, forjador de santos. Luego nuestras capillas, que son verdaderamente nuestras parroquias, los monasterios, las familias numerosas, las escuelas católicas, las empresas fieles a la doctrina social de la Iglesia, los hombres políticos decididos a hacer la política de Jesucristo. Debemos restaurar un conjunto de costumbres, vida social y reflejos cristianos, con la amplitud de duración que Dios disponga. ¡Lo único que sé, la fe nos lo enseña, es que Nuestro Señor debe reinar en este mundo, ahora, y no solamente al fin del mundo, tal como quisieron los liberales!

Mientras ellos destruyen, nosotros tenemos la felicidad de construir”.

+ Monseñor Marcel Lefebvre

Fuente: Le Destronaron