CDMX: retiro de San Ignacio para mujeres - enero 2024

Fuente: Distrito de México

Cada año, la Fraternidad San Pío X (FSSPX) organiza retiros espirituales según el método de San Ignacio de Loyola. En esta ocasión, del 2 al 7 de enero tuvieron lugar en la Ciudad de México unos ejercicios espirituales para mujeres. Los invitamos a inscribirse en alguno de los retiros que tendrán lugar en el Distrito de México. ¡No dejen pasar esta oportunidad, tal vez después ya sea demasiado tarde!...
 

Estos seis días en que se siguen las sabias instrucciones de San Ignacio, acompañadas de la celebración diaria de la Santa Misa Tridentina y la administración de los sacramentos según el rito tradicional, valen oro tanto para esta vida como para la eternidad. Con verdadera maestría, enderezan la vida y la visión sobre el sentido de la propia existencia.

Gracias a Dios, fueron 21 las fieles que asistieron a este retiro deseosas de avanzar en el camino hacia el Cielo. 

¡Pidamos al Buen Dios ayude a perseverar a las 21 ejercitantes en el buen camino! Y también pidamos a Dios que haga llegar a muchos más esta bendición tan grande: recibir orientación en un retiro ignaciano. 


La importancia de los ejercicios espirituales

“Si hay tantas personas que dudan en hacer un retiro, es porque tienen miedo a dejar que entre la luz en sí mismas, pues esto supondría tener que hacer esfuerzos para corregirse. Es triste. Por eso viven en la superficialidad, en la distracción y en el ruido, para evitar encontrarse a solas consigo mismas…” (Monseñor Lefebvre, Conferencia espiritual, Écône, 3 noviembre 1977).

"Venerables hermanos, si por todas partes y por todas las clases de la sociedad cristiana se difundieren y diligentemente se practicaren los Ejercicios espirituales, seguirá una regeneración espiritual; se fomentará la piedad, se robustecerán las energías religiosas, se extenderá el fructífero ministerio apostólico y, finalmente, reinará la paz en los individuos y en la sociedad" (Encíclica Mens Nostra, Pío XI, 1929).

"Hemos dado al cuerpo un año, concedamos al alma unos días... Vivamos un poco para Dios, ya que el resto del tiempo lo hemos dedicado al siglo... Resuene en nuestros oídos la voz divina, no ensordezca nuestro oído el tráfago familiar... Armados ya así, hermanos, ordenados así para el combate, declaremos la guerra a los pecados... contando segura nuestra victoria" (San Pedro Crisólogo serm. 12: PL 52,186). 

Nuestro Señor Jesucristo quiere, mediante los Ejercicios, quitarnos ese vicio que nos mantiene atados, transformarnos en hombres y mujeres nuevos, conquistadores del reino de los Cielos si cooperamos con Él. ¿Quién quiere libertar muchas almas del yugo del demonio y conquistar el Cielo como Cristo lo pide? "Yo", contesta cada uno. Pues, bien, entonces desde hoy aparte su lugar para hacer este año sin falta los Ejercicios Espirituales de San Ignacio de Loyola. Así se toman las decisiones católicas. ¡Así se destruye el imperio del infierno y se conquista el Cielo!