Confirmaciones en la capilla Nuestra Señora de Guadalupe, CDMX, Fraternidad San Pío X (FSSPX) - 2023

Fuente: Distrito de México

El pasado domingo 10 de diciembre de 2023, Su Excelencia Monseñor Bernard Tissier de Mallerais, de la Fraternidad San Pío X (FSSPX), confirió el sacramento de la confirmación a 44 fieles en la Ciudad de México. 
 

Monseñor Tissier de Mallerais celebró una Misa pontifical, según el rito de San Pío V, acompañado por el Padre Gardère, prior de la Ciudad de México, y el Padre Bernabe, ecónomo del Distrito de México. 

El sacramento de la Confirmación es un sacramento instituido por Nuestro Señor Jesucristo para conferir al bautizado los dones del Espíritu Santo y fortificarlo en la vida cristiana. El Espíritu Santo imprime en su alma el carácter de soldado de Cristo, convirtiéndolo en un cristiano perfecto, ya que perfecciona las virtudes y dones recibidos en el bautismo.

Habiendo sido hecho soldado de Cristo, se convierte también en defensor de la fe y de la Iglesia, pues ha sido fortalecido para confesar la fe, tanto a través de sus obras como de sus palabras.

Los siete dones del Espíritu Santo que se reciben en el sacramento de la confirmación son: sabiduría, inteligencia, consejo, fortaleza, ciencia, piedad y temor de Dios.

Sermón de Monseñor Tissier durante la ceremonia de confirmaciones

Belleza y excelencia de este sacramento

El sacramento de la confirmación se debe tener en alta estima, porque es un poderoso medio para obtener la salvación más fácil y completamente. El catecismo del Concilio de Trento exhorta a los católicos confirmados de la siguiente manera:

"Recuerda que eres un soldado de Cristo y que debes defender su causa. Por tanto, rechazando todas las inquietudes e ignorando los falsos temores, confiesa libremente tu fe a través de tus palabras y tus acciones, y considera un honor el sufrir ultrajes y persecuciones por esta causa."

La gracia de la confirmación se preserva cuando el cristiano reza con frecuencia, observa los Mandamientos de Dios y la ley de Jesucristo, y multiplica las buenas obras sin respetos humanos, con celo y caridad.