Crisis en la Iglesia: Historia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X - Parte 2

Fuente: Distrito de México

 

En este episodio continuamos explorando la historia de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X (FSSPX), una organización que ha desempeñado un papel fundamental en la defensa de la Tradición dentro de la Iglesia Católica. La FSSPX ha enfrentado desafíos a lo largo de los años, pero su compromiso con la fe ha prevalecido.
 

Tras un comienzo alentador, surgieron problemas evidentes. La facción liberal en Roma buscaba suprimir cualquier seminario que formara sacerdotes para ofrecer la Misa Tradicional en latín. A pesar de la revisión positiva realizada por un visitador apostólico, Monseñor Lefebvre fue llamado a Roma y entrevistado por tres cardenales. En mayo de 1975, el nuevo obispo de Friburgo suprimió repentinamente la FSSPX, lo que dejó perplejo a Monseñor Lefebvre. A pesar de sus preguntas y una apelación oficial a Roma, no obtuvo respuesta. En un gesto de adhesión a la Santa Sede, llevó a sus seminaristas en peregrinación a Roma.

En 1976, Monseñor Lefebvre ordenó a 13 sacerdotes como estaba planeado, pero Roma respondió suspendiendo sus facultades para realizar funciones sagradas, incluyendo la celebración de la Misa. A pesar de las dificultades, la FSSPX creció rápidamente y abrió nuevos seminarios en todo el mundo.

En medio de la confusión causada por las reformas, Monseñor Lefebvre, después de infructuosas negociaciones con Roma, decidió en 1988 consagrar cuatro nuevos obispos para preservar la FSSPX. Esto llevó a su excomunión por parte del Papa, lo que le causó profunda tristeza, pero creía firmemente que actuaba en defensa de la Iglesia.

Después de la muerte de Monseñor Lefebvre en 1991, la FSSPX continuó su apostolado. En 1994, Monseñor Bernard Fellay fue elegido como Superior General, y en el año 2018 el R.P. Davide Pagliariani quien continua en el cargo hasta el día de hoy. En el Jubileo del año 2000, la FSSPX mostró su respeto al Santo Padre al peregrinar a Roma. En 2007, el Papa Benedicto XVI declaró que "la Misa en latín jamás había sido derogada", y en 2009, levantó las excomuniones de los cuatro obispos de la FSSPX.

Hoy en día, la Fraternidad Sacerdotal San Pío X cuenta con más de 700 sacerdotes y cerca de medio millón de fieles en todo el mundo, y continúa con éxito su labor apostólica.